AMELIA BOUDET

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Amélie Gabrielle Boudet

Madame Rivail (Sra. Allan Kardec) nació en Thiais, ciudad del menor y mas popular Departamento francés, el Sena, a los 2 del frimario, del año IV, según el Calendario Republicano entonces vigente en Francia, y que corresponde al 23 de Noviembre de 1795. Hija de Julien - Louis Boudet, propietario y antiguo notario, hombre, por tanto, bien colocado en la vida, y de Julie- Louise, recibió, en la pila bautismal el nombre de Amelia Boudet.
La pequeña Amélie, hija única, teniendo desde bien temprano gran vivacidad y fuerte interés por los estudios, no fue un problema para los padres, que a la par, de una fina educación moral, le proporcionaron apurados dotes intelectuales.

Leer Mas

Declaración de principios del
Centro Espirita Amelia Boudet


Concibe al Espiritismo como una filosofía racionalista de consecuencias morales, y como una ciencia de observación y experimental.
Reconoce sus postulados básicos y adopta plenamente el pensamiento del fundador del Espiritismo, el filósofo y pedagogo francés Hippolyte León Denizard Rivail (1804-1869), universalmente conocido bajo el pseudónimo de ALLAN KARDEC.
Encarece la lectura y estudio de las obras de ALLAN KARDEC, como básicas, así como también las subsiguientes de León Denis; ello sin menoscabo de las de tantos otros, antiguos y contemporáneos, que han contribuido y contribuyen a enriquecer nuestro conocimiento del ALMA, de su SUPERVIVENCIA y de su EVOLUCIÓN.
Proclama el libre examen en toda su amplitud, entendiendo que las cosas que no fueran de razón para cada uno tampoco pueden serlo de obligación ni devoción.                                                          LEER MÁS

¿Quiénes somos?


El Centro Espírita Amelia Boudet nace el 1 de Enero de 2014, somos una asociación independiente, sin vinculación alguna de tipo político, de carácter científico, filosófico moral, pacifista, cultural y benéfico-social, sin fines lucrativos,  y que tiene como objetivos el estudio, práctica y divulgación de la enseñanza espírita codificada por Allan Kardec. Pero sobre todo, nuestro Centro nace de la ilusión de un grupo de amigos y trabajadores espíritas, que habiendo descubierto en sí mismos la importancia de la revelación hecha por los espíritus, han asumido la doctrina espírita y las enseñanzas ejemplificadas por Jesús como una oportunidad de crecimiento, evolución y mejora íntima, comprometiéndose a incorporarlas a todos los ámbitos de sus vidas y a divulgarlas a través del estudio incesante y la profundización de la mismas, compartiéndolas con todos aquellos que deseen conocerlas. No en vano, Allan Kardec nos dice en el Evangelio según el Espiritismo: "Se reconoce al verdadero espírita en su transformación moral y en los esfuerzos que realiza para superar sus malas inclinaciones". Espiritista no es pues únicamente aquel que establece relaciones con los espíritus a través de la comunicación mediúmnica, y sí, muy al contrario, aquel otro que se afana por crecer y renovarse siguiendo las preciosas lecciones que encontramos en el Evangelio. Doctrina consoladora donde las haya, el Espiritismo es una invitación a la realización de uno mismo, a la felicidad, a la paz y a la calma. Para ello llevamos adelante actividades diversas que tienen como finalidad profundizar, y sobre todo interiorizar las enseñanzas que los espíritus han puesto en nuestras manos, empezando por los libros de la Codificación para continuar con aquellos otros escritos posteriormente y que vienen a ampliar y a enriquecer nuestro conocimiento sobre nuestra naturaleza, de dónde venimos, porque estamos aquí, hacia dónde vamos y nuestras relaciones con el mundo de los espíritus.

 
 
 
 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal